martes, 12 de mayo de 2015

¡Conserva conmigo conserva, hermano Americano!

Aunque necesarias, dentro de WCS tenemos escasas posibilidades de reunir a nuestros equipos que hacen conservación en la Región, los que estamos repartidos en más de una decena de países en América, incluyendo Norte, Meso y Sudamérica. Recientemente, y por cuarta vez desde que trabajo en esta organización, nos hemos juntado los Directores de países y de Programas, todos reunidos en Guatemala, por una semana para ponernos al día, alimentar nuestra estrategia de desarrollo, y fortalecer nuestro trabajo de conservación.

¡Qué IMPRESIONANTE conjunto de personas, pericia, capacidad y compromiso! Y qué ORGULLO conocer las experiencias maravillosas que mis colegas de WCS han construido a lo largo de nuestra América. Paso a paso, WCS ha echado a andar procesos de conservación reales, efectivos, tangibles, en Guatemala, Colombia, Perú, Ecuador, Bolivia, Brasil, Argentina, Paraguay, por nombrar algunos. Procesos que se construyen en cada caso de manera visionaria, integradora, con base científica, en alianza con comunidades, gobiernos, compañías, y todo actor necesario para completar la ecuación (todavía no resuelta) de la conservación. Procesos de demostrado compromiso personal, de largo plazo, que tienen siempre como objetivo mejorar las condiciones que permitan el bienestar de la gente y de la naturaleza que lo sostiene.

El discurso de conservación se hizo carne en Guatemala, cuando visitamos a la comunidad de Uaxactún, a pocos kilómetros de Tikal, y la vimos gestionando de manera efectiva más de 80,000 ha de selva Maya, extrayendo recursos del bosque, desarrollando nuevos mecanismos de incentivos y asistencia técnica, que permiten el fortalecimiento de la comunidad local y el uso sostenido de su bosque. Y este discurso, lleno de contenido, es proclamado no por WCS, sino por los propios y orgullosos, crecidos, y poderosos hombres y mujeres de la comunidad de Uaxactún. Este orgullo les permite pelear por su selva, atraer inversión, lograr apoyo político y ganar presencia en la capital, además de movilizar al mismísimo presidente de la Nación hacia el corazón de esta selva. Un tú a tú construido con sabiduría, dedicación y generosidad, en gran parte gracias al trabajo de WCS Guatemala, liderado por su Director Roan McNab.

Lo mismo ocurre en Bolivia, uno de los países con mayor riqueza natural del mundo, donde WCS lleva años abordando de manera integral la complejidad ecológica, social, cultural y económica, encontrando caminos para el desarrollo de las comunidades y la conservación de su riqueza natural. Lucidos resultados que incluyen no sólo flamantes áreas protegidas tropicales (Madidi) o de zonas secas (Kaa Iya), sino gente orgullosa y crecida en capacidad económica y de gestión de su propio destino. Trabajo de hormiga reina, liderado comprometidamente por Lilian Painter.

El mismo tranco marca el paso de WCS en Perú, en Colombia, en Ecuador, en Brasil... programas que acumulan décadas de experiencia y demostrado compromiso. Monumentales áreas protegidas establecidas, investigaciones relevantes a la conservación desarrolladas, aprendizajes mutuos con comunidades locales para mejorar conservación y bienestar presente y futuro, activa cooperación con gobiernos, tanto centrales como locales, para generar resultados tangibles que generen beneficio común. Uf...una constelación de experiencias y aprendizajes positivos, propositivos, cooperativos, integradores.

Equipos humanos de lujo. Originarios y/o presentes en cada país. Líderes inspiradores! Personas excepcionales: Lilian Painter, Roan McNab, Padú Franco, Mariana Montoya, Guillermo Harris, Adriana Burbano, Carlos Durigan, María del Carmen Fleytas...por nombrar algunos...todos diferentes, y por algún motivo que es el secreto de WCS, todos empujando nuestro continente (con su gente y su naturaleza) hacia un futuro más promisorio.

Una orgullosa hermandad me inunda e inspira cuando los pienso. Todos moviendo este vergel natural con la misma fuerza, capacidad, visión y arrojo. Fabricando instrumentos auténticamente efectivos, innovadoramente locales, visionariamente integrados. El esfuerzo americano de América total. Destinado a crecer y hacer estallar el destino glorioso de la biodiversidad de nuestra región. Y WCS-Chile es parte de este grupo. Y Karukinka es otro ejemplo de lo mismo! Y todos, incluyendo Chile, somos una sola conservación americana!

Las fotos son de Guillermo Harris

1 comentario:

Mart¡n dijo...

Excelente resumen querida Bárbara de unos días de trabajo tan intensos como fascinantes en excelente compañía!!!