jueves, 5 de mayo de 2011

Héroes del nuevo siglo: Guardaparques de Tierra del Fuego!

El mundo está lleno de héroes, eso es un hecho. Es un hecho también que casi todos ellos son anónimos, desconocidos ejemplos y derrochadas fuentes de inspiración. Una pérdida inútil. Especialmente en nuestro paisito, cuyo sino pareciera ser la (supuesta) escasez de personajes de elevado carácter, capaces de vivir epopeyas, y de eventualmente inspirar a otros coterráneos a seguir su ejemplo. Pues bien, como dije estoy convencida que heroes tenemos muchos, y espero aquí ayudar a su promoción, para ver si por ahí alguien se inspira o se siente reflejado...eso, además de honrar un poco a nuestros héroes y saldar un poco la deuda de reconocimiento que tenemos con tantos!
 

Entre los grandes héroes nacionales quiero destacar a los guardaparques de Karukinka! Un pequeño y selecto grupo de aguerridas mujeres y hombres que trabajan en Tierra del Fuego, conservando uno de los parajes más remotos y bellos de nuestra tierra. Y por qué son héroes?! Porque tienen atributos especiales, habilidades deseadas por muchos, pero compartidas por pocos. La primera es que se han hecho a si mismos. Sabemos que la carrera de guardaparque no es la que más vende en Shile, incluyendo Magallanes. Nuestros guardas han construido su propio camino, a puro pulso y con puras ganas. Vienen de oficios diferentes y variados, desde baquianos locales, hasta recepcionistas, pasando por cocineros o agentes de banco. Todos ellos, desde sus ganas y entusiasmo, han permitido que el trabajo de terreno se les meta en sus vidas, y han entregado parte de ellas a alimentar el sueño de proteger y promocionar Karukinka, y permitir que este legado alcance a generaciones futuras.
Construyendo un puente colgante en el mítico Río Grande
de Tierra del Fuego
La paciencia es otro de los atributos de nuestros heroicos compañeros. Hay que tener mucha, muchísima paciencia para disponerse a trabajar en algo que no se conoce, que queda muy lejos de casa, y donde se deben atender variadas y cambiantes cuestiones, que van desde mantener leña para sobrellevar el invierno, cocinar para si mismos o visitantes, explicar cien veces las mismas cosas a estudiantes en práctica, recibir a visitantes perdidos a media noche, rescatar guanacos atrapados en cercos de púas, pasando por caminar kilómetros de río para encontrar y capturar castores invasores no deseados. Y con este trabajo de hormiga, el de construir día a día los ladrillos sobre los cuales estamos armando la conservación en el sur de Tierra del Fuego. Estos guardaparques le están cambiando la cara al sur de la Patagonia! Generando nuevos mundos. Ser héroes no se trata de eso, acaso?
Guardaparques de Karukinka, guiando
visitantes en el Seno del Almirantazgo,
Tierra del Fuego
Estos héroes nacionales tienen temple, y tienen una cabeza tan dura como creativa. Todo necesario para resolver los temas que día a día afrontan en las soledades de Tierra del Fuego. Fuertes para apoyar al científico o visitante que lo necesite, para abrir la senda que los lleva al cerro, y para repararla cada año. Temple con serenidad para resolver los problemas que surgen a cada momento, con los recursos que se tienen a la mano. Lo mejor de la picardía del shileno medio aflora en esos parajes. En medio del mate y del viento.

Emprendedores natos, dispuestos a asumir desafíos nuevos una y otra vez, que les permitan asumir esta novel labor de mejor manera. Adquiriendo conocimientos variados y diversos, que van desde manejar, primeros auxilios, inglés, montañismo, hacer pan, disponer una mesa, guiar a escolares, hacer construcciones, arrear vacas ajenas, conocer la delicada flor, llegar al fondo de una turbera, entre tantas cosas!


¡Equipo de Karukinka en pleno! 
Y por sobre todo está el amor de los guardaparques por estas tierras, sus gentes, sus soledades, y el interés en participar en todas las tareas que tienen que ver con su conservación, incluyendo investigaciones, educación, actividades de divulgación y todo lo que sea compartir y mostrar el valor de esta zona.

Caminando de la mano con guardaparques como los de Karukinka me siento segura y acogida. Y veo que el futuro se acerca, paso a paso, firme y sin vuelta atrás. Gracias a ellos, entre otros, creo que estamos construyendo un pedazo de Chile mejor, por allá lejos....pero por suerte cada día más cerca!

4 comentarios:

Gabriel Bunster dijo...

Celebro a estos guardaparques que homenajeas Bárbara, y pienso que ellos son candidatos a llevar blogs de sus actividades más significativas, las cosas que ven y piensan en esas latitudes, para acercar aun más a la gente a esas tierras y esos afanes.
Felicitaciones !

Rebeca Domínguez dijo...

Gratificante leer este posteo, positivo, ágil, ameno y el tema del heroísmo anónimo, es lo mejor.

Son estos personajes desconocidos y lejanos para nosotros los santiaguinos metidos entre rejas y medios ciegos de lo que sucede un poco más allá de nuestras narices por toda esta locura de vida y stress.

Un abrazo a ellos y profundo agradecimiento por su labor.

Bárbara Saavedra dijo...

Rebeca! Gracias por tu comentario! Y GRANDE ZAPALLO! Gran legado para nuevas generaciones! Tal como nosotros esperamos que Karukinka lo sea! Abrazo!

juan delgado dijo...

yo ayude a contruir el puente que esta en la foto camino a lago escondido . estuidante en practica profecional lo mejor wcs, karukinka un mundo de maravillas.....